1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Los depredadores de las mariposas

Los enemigos de las mariposas

Control de la población en la naturaleza

Estrictamente hablando, los depredadores y parasitoides no deben ser considerados como enemigos de las mariposas. Tal vez, en su lugar, se podría pensar en ellos como la manera en que la naturaleza evita que las poblaciones de mariposas se descontrolen – si no se mantienen bajo control, las poblaciones se expandirían rápidamente y agotarían rápidamente todos los recursos alimentarios disponibles, conduciendo en última instancia a su propia desaparición.

Una mariposa puede ser capaz de poner hasta 500 huevos. En promedio, sin embargo, sólo se ponen alrededor de 100, ya que muchas hembras mueren antes de poder poner todos sus huevos. Quizás 95 de esos huevos eclosionen. Es probable que 85 de las orugas resultantes sean matadas por aves, avispas, arañas o parasitoides, dejando sólo 10 para llegar a la pupación.

Los estudios han encontrado que más de la mitad de todas las pupas silvestres se comen, mueren por parasitoides, o mueren por desecación, ataque de hongos u otras causas.

El resultado neto es que los huevos puestos por una sola mariposa, promediados a lo largo de varios años, resultan en sólo 4 adultos por generación. Hasta la mitad de las mariposas adultas mueren antes de aparearse o de poner huevos.

Así que, a pesar de la capacidad de producir esos 500 huevos y el potencial de 500 mariposas, sólo 2 mariposas resultarán de cada cría de huevos. Con suerte uno de ellos será un macho y el otro una hembra, y se producirá otro lote de huevos.

Las aves como depredadores de mariposas 

En todo el mundo, las mariposas adultas son matadas en grandes cantidades por aves como gorriones, tetas, tordos, zorzales, petirrojos, oropeles, arrendajos, picos gruesos, piquituertos, mosqueros, arrendajos, tangaras y jacamares.

Diversos estudios han proporcionado datos estadísticos sobre la depredación aviar. Un estudio, por ejemplo, reveló que 160 de los 697 ejemplares examinados (23%) tenían marcas de pico en las alas que indicaban que habían sido atacados por aves, pero que habían escapado o habían sido rechazados. Esta cifra no incluye, por supuesto, los especímenes que realmente se comieron.

Otro estudio del comportamiento alimentario de los jacamares Galbula ruficauda (“cautivos”) en Costa Rica encontró que cuando 1679 mariposas de 133 especies fueron ofrecidas a las aves, aproximadamente el 5% fueron clasificadas como ataques fallidos. 35% fueron ignorados o rechazados a simple vista. Alrededor del 20% fueron atacados, capturados y luego rechazados. El 40% restante fue atacado, asesinado y comido. Las especies ofrecidas a las aves se clasificaron por color. Aquellas que fueron rechazadas a la vista o al gusto generalmente eran especies de colores llamativos, mientras que las que fueron devoradas tendían a ser las mariposas menos coloridas o con patrones crípticos.

De los numerosos estudios realizados se desprende que al menos el 50% de las mariposas silvestres se matan y comen antes de poder aparearse y reproducirse. Algunos son atacados cuando están emergiendo o secando sus alas antes de su primer vuelo. Otros caen víctimas cuando toman el sol en el suelo o visitan las flores, aunque muchos tienen suerte de escapar con nada más que un picoteo sacado de un ala.

Las aves y otros depredadores vertebrados dependen principalmente de la vista para localizar a sus presas, por lo que las mariposas y las polillas han desarrollado numerosos medios visualmente mediados para evitar el ataque como son los ocelos en las alas, ejemplo la mariposa búho.

Estos incluyen mecanismos de defensa pasiva, como el camuflaje, el disfraz, la imitación, la coloración de advertencia y la transparencia. A veces los mecanismos pasivos fallan, y una mariposa se encuentra bajo ataque directo. En esta etapa entran en juego mecanismos secundarios o activos.

Arañas e insectos depredadores de mariposas

Aunque las aves son probablemente los principales depredadores, las mariposas adultas también tienen que lidiar con arañas, avispas, libélulas, moscas ladronas y grillos. En climas cálidos también son atacados por mantis y numerosos otros artrópodos.

Es común ver mariposas atrapadas en las garras de las arañas cangrejo, que acechan entre las flores, emboscando a las mariposas que las visitan para obtener néctar.

Las mariposas también a menudo vagan en las telarañas de las arañas orbe. Las mariposas más pequeñas y débiles como Polyommatus, Lysandra y Coenonympha invariablemente se enredan y se envuelven rápidamente en seda para su consumo posterior. Las mariposas más grandes, sin embargo, como Vanessa y Argynnis son a menudo capaces de luchar antes de ser atacadas por el propietario de la red.

Un examen minucioso de las mariposas adultas a menudo revela un patrón de reticulación a través de las alas, marcando los lugares donde las escamas sueltas de las alas se han desprendido y dejado atrás en los hilos pegajosos de la telaraña. Incluso es posible que las escamas alares hayan evolucionado para ser fácilmente desmontables como mecanismo de supervivencia.

Los avispones y las avispas son depredadores importantes de las mariposas a mediados y finales del verano.

Uno de los depredadores de mariposas más comunes es la araña Enoplognatha ovata, miembro de los Theridiidae. Esta pequeña especie atrapa mariposas de verano que vuelan en las hebras pegajosas de una tela desordenada que gira sobre cabezas de hierba y flores silvestres.

El macho de la araña Pisaura mirabilis ataca a las mariposas que se asientan sobre la hierba baja. Envuelven a sus víctimas fuertemente en seda y se las presentan a la araña hembra como un regalo de noviazgo. Mientras las arañas se aparean, la hembra se alimenta de la mariposa.

La araña cangrejo es un depredador importante de las mariposas pequeñas. A veces, una araña pasa varios días sentada inmóvil sobre una cabeza de flor, esperando que su próxima víctima llegue volando. La visión periférica de la araña es pobre, tanto que es posible que una mariposa se ponga junto a ella sin ser notada. Si por otro lado es lo suficientemente desafortunada como para caminar a través del campo de visión delantera de la araña, el arácnido se moverá inmediata y sigilosamente hacia la mariposa y la agarrará con sus poderosas patas delanteras en forma de tenaza.

La araña muerde la mariposa en el cuello, inyectándole un veneno paralizante que incorpora enzimas que licuan los tejidos internos de la víctima.

La foto de abajo ilustra un brezo castaño Coenonympha glicerion que ha sido emboscado por la araña cangrejo Thomisus onustus. Esta notable araña tiene una habilidad camaleónica de cambiar de color para adaptarse a su entorno. Puede ser blanco, amarillo, rosa o de aspecto abigarrado. El cambio de color tarda unos 2 o 3 días en completarse, por lo que es común encontrar una araña en la flor del color “incorrecto”.

Depredadores de las orugas de mariposas

Las larvas de mariposas y polillas son capturadas en grandes cantidades por los depredadores. Un estudio de depredación en Pieris rapae estimó que el 52% y 63% de las larvas de 1er / 2º estadio fueron consumidas en 2 años consecutivos por depredadores invertebrados, incluyendo escarabajos carábidos, chinches hemipteranos, avispas, ácaros y arañas. El mismo estudio estimó que hasta un 22% de las larvas más viejas de Pieris rapae fueron capturadas por aves que, por supuesto, tienen que alimentarse no sólo ellas, sino también sus crías en el nido.

Aves, reptiles, anfibios y pequeños mamíferos dependen principalmente de la vista para localizar a sus presas. Las larvas de lepidópteros han desarrollado una batería de mecanismos de defensa visualmente dirigidos para reducir la probabilidad de ser devorados, como el de las larvas de la mariposa monarca. Estos incluyen el camuflaje, el disfraz, el mimetismo, la coloración aposemática/diemática y el uso de espinas punzantes para protegerse de los ataques.

Estas estrategias funcionan con bastante eficacia contra los vertebrados, pero no proporcionan protección contra invertebrados como arañas, avispas, insectos y hormigas, que dependen principalmente del olor para localizar a sus presas. En consecuencia, las larvas de muchas especies han desarrollado soluciones alternativas. La larva de la mariposa Papilio machaon, por ejemplo, está armada con largos cuernos. Si es atacado, saca los cuerno emitiendo un olor muy desagradable para auyentar al depredador.

Las larvas de cola de golondrina son apetecibles para las aves y emplean colores y patrones crípticos como primera línea de defensa. Sin embargo, si son descubiertas activan defensas secundarias. Muchos de ellos están marcados con un par de “ojos falsos” en los segmentos torácicos, por lo que inhalan aire a través de los espiráculos e inflan estos segmentos para enfatizar su apariencia amenazante. Esto es a menudo suficiente para disuadir a los depredadores aviares y reptiles.

El abuso sexual por parte de depredadores de insectos y parasitoides provoca una respuesta diferente de las larvas. En este caso, tienen una estructura carnosa detrás de la cabeza llamada osmaterio. Esto descarga ácidos isobutíricos y 2-metilbutíricos en el aire, lo que ha demostrado que repele a las hormigas y a los depredadores del Homopteran. También disuade la oviposición de las avispas y moscas parasitoides.

Las larvas de especies como la mariposa del pavo real Inachis io, la palomilla del tigre Arctia caja y la palomilla del zorro Macrothylacia rubi dependen de trucos de escape. Si son molestados, simplemente ruedan en una pelota y caen al suelo. Las larvas de la polilla geométrica usan el disfraz como su defensa primaria – se ven como ramitas diminutas, y refuerzan esta similitud estirando sus cuerpos en línea recta para que se proyecten como ramitas desde una ramita de su planta alimenticia. Si son molestados, liberan el agarre de la rama y caen instantáneamente de una cuerda elástica de seda. Se cuelgan al final de esto hasta que el atacante ha seguido adelante. Después de un tiempo se arrastran de nuevo hacia arriba, consumiendo el hilo de seda a medida que lo hacen.

Las larvas de muchos miembros de la familia Lycaenidae se defienden formando una asociación beneficiosa con las hormigas. El segmento anal de la larva alberga una glándula dorsal de miel que exuda un líquido de sabor dulce que a las hormigas les encanta beber. Las larvas se encuentran así constantemente atendidas por docenas de hormigas, cuya presencia disuade a los depredadores y parasitoides de atacar. Muchas especies llevan la asociación un paso más allá y son llevadas por las hormigas a sus nidos donde se alimentan de larvas de hormigas, pulgones u hongos.

Las hormigas no atacan a las larvas ya que éstas son capaces de apaciguarlas, ya sea mediante el uso de disuasivos químicos o estridiendo para producir una “canción de apaciguamiento”. La investigación sobre varios Hairstreaks y Blues en Europa ha demostrado que sus larvas y pupas son capaces de generar un “chirrido” audible que disuade a las hormigas de atacar.

Los mecanismos de defensa de las orugas se tratan con más detalle en la sección del ciclo de vida.